ESPACIOS

Exteriores

  • 6.395 m2

Desde cualquier punto de la finca se pueden contemplar parajes tan fascinantes como Los Pirineos, La Creu de Gurb, Sant Sebastià y el Cabrerés. En un entorno tan impresionante, contar con nuestro particular edén natural es todo un orgullo para nosotros, un tesoro muy preciado del que queremos hacer partícipes a nuestros visitantes. Os invitamos a conocer los encantadores rincones al aire libre con los que cuenta La Mama:

EL JARDÍN

La masía está rodeada de un asombroso jardín idóneo para pasear, correr, jugar o simplemente admirar, respirar profundamente y sentir la paz del lugar. Rosales, begonias, margaritas o pensamientos son algunas de las coloridas flores que adornan el lugar junto con una extensísima pradera, un precioso bosquecillo con abedules, pinos blancos, abetos, castaños de indias, enebros chinos, magnolios, palmeras, tilos, plantas aromáticas e infinidad de arbustos singulares. Desde el Sauló, nuestro mirador situado sobre la piscina, no podréis resistiros a contemplar la panorámica del jardín o de los montes de las Agujas y el Matagalls.

EL PORCHE

Os recomendamos muy especialmente salir al placentero porche, un rincón íntimo, entrañable y familiar perfecto para disfrutar de un buen libro, una charla distendida o una larga sobremesa. Disponéis de una estupenda barbacoa que os permitirá saborear tanto la gastronomía local como nuestros propios productos frescos y naturales.

EL HUERTO

Cuidado con especial esmero, podréis degustar los alimentos completamente ecológicos de nuestra cosecha y los exquisitos frutos que crecen en la gran variedad de árboles: tomates, pimientos, berenjenas, calabacines, peras, manzanas, cerezas, ciruelas, higos, almendras. Directamente de la tierra a vuestras cestas, un lujo para el paladar con sabores auténticos, genuinos y absolutamente deliciosos.

LA PLAÇA DE L’OLIVERA
Parking exterior

Nada más entrar, os recibirá nuestro olivo centenario en esta magnifica plazoleta, junto a las plantas y flores multicolor que os conducirán hasta la misma puerta de la masía. La Plaza del Olivo dispone de una amplia zona de aparcamiento con capacidad para ocho vehículos y una cómoda caseta para animales de compañía, que queda a vuestra entera disposición si venís con vuestras mascotas.